HALLAN LABORATORIO, COCAINA Y EXPLOSIVOS EN MAPIRIPAN Y PUERTO CONCORDIA META.

0
98
Gracias al desarrollo de dos operaciones militares ofensivas adelantadas simultáneamente por la Armada de Colombia, el Ejército Nacional y la Fuerza Aeroespacial colombiana, en coordinación con la Policía Nacional, se lograron propinar duros golpes a las estructuras logísticas y armadas del GAO-r E-1 “Armando Ríos” en la zona rural de los municipios de Mapiripán y Puerto Concordia, departamento del Meta.
El primer hecho se presentó en las inmediaciones de un sector conocido como el Edén o Caño Ovejas, ubicado en la vereda el Mielon del municipio de Mapiripán, Meta, hasta donde llegaron las autoridades gracias a informaciones de inteligencia militar. En el lugar, fue hallado un laboratorio para el procesamiento de clorhidrato de cocaína compuesto por 11 estructuras artesanales, que habían sido construidas estratégicamente en medio de la vegetación para no ser detectadas; sin embargo, las tropas lograron identificarlas y en su interior incautar más de 456 kilogramos de clorhidrato de cocaína y 71,4 kilos de pasta base de cocaína.
Allí mismo, también fueron destruidos 1.345 kilogramos de insumos sólidos y 3.270 galones de insumos líquidos, además de diferentes herramientas utilizadas comúnmente en este tipo de estructuras para la producción del clorhidrato de cocaína como: una planta eléctrica, mangueras y tanques de almacenamiento, entre otros elementos.
Se presume que este laboratorio pertenecería al Grupo Armado Organizado Residual E1 “Armando Ríos” y tenía la capacidad de producir mensualmente dos toneladas de clorhidrato de cocaína, aproximadamente. El material hallado, el cual tendría un valor superior a los 4.200 millones de pesos en el mercado ilegal, fue puesto a disposición de las autoridades competentes en Villavicencio – Meta.
Así mismo, en la vereda El Berlín, área rural del municipio de Puerto Concordia, tropas de la Armada de Colombia y el Ejército Nacional también lograron hallar un depósito ilegal con explosivos en el cual, integrantes del Grupo Armado Organizado Residual E1 “Armando Ríos”, tenían ocultos 18 artefactos explosivos improvisados compuestos por aproximadamente nueve kilos de ANFO que, al parecer, utilizarían para realizar atentados contra la población cercana y la Fuerza Pública, como método de presión para el pago de extorsiones.